martes, 29 de marzo de 2011

El nuevo caballo de batalla de Mozilla


Hace ya algunos días que la tenemos con nosotros, pero no había tenido tiempo para escribir antes el análisis desde la perspectiva del usuario que me deja Firefox 4, que ya en su versión final, se convierte en el nuevo caballo de batalla de Mozilla Foundation en la cada vez más dura competencia de los navegadores web.

Centrándonos en el apartado técnico las mejoras son notables respecto a la versión predecesora.
En Firefox 4 llega el soporte completo de HTML5, aceleración 3D por hardware, tanto en OpenGL como en Direct3D, y tanto en Windows, como en Linux y Mac.

Para un usuario normal estos cambios parecen invisibles pero no lo son en absoluto. Como he dicho, el soporte de HTML5 es completo, añadiéndose así los nuevos formularios HTML5, además de los códecs WebM para el video en alta definición (HD), y gráficos 3D a través de WebGL y CSS3.

Se ha añadido la API de audio, que permite a los desarrolladores web leer y manipular los sonidos de las etiquetas audio. También se ha dado más control a los desarrolladores para controlar el tipo de fuente y ahora permiten usar gráficos SVG como imágenes normales con el consiguiente aumento de velocidad y de calidad, ya que los gráficos SVG son mucho más ligeros que cualquier otro tipo de imágenes.

Otra de las cosas más criticadas de las versiones anteriores de Firefox era su pesadez, puesto que tenía un consumo de recursos demasiado altos, que si bien no se notaban demasiado en máquinas potentes, en máquinas más limitadas a veces hacía que el navegador fuese notablemente más lento y menos eficiente.
En este aspecto, los chicos de Mozilla se han puesto las pilas y el navegador ha mejorado considerablemente en lo que a rapidez y consumo de recursos se refiere, haciéndolo un navegador mucho más ligero, rápido y eficiente, si bien el consumo de recursos aún sigue siendo algo mayor que el de competidores como Chrome/Chromium u Opera.

Han mejorado prácticamente todas las características para hacer de Firefox un navegador más rápido y eficiente, entre ellas:
- XPCOM (complementos).
- Scroll de páginas, que ahora es realmente fluido.
- Javascript y gráficos ahora mejorados con la aceleración por hardware.
- Inicio mucho más rápido que el de la versión 3.6 predecesora.

Ahora el consumo de memoria RAM no se dispara como sí ocurría en anteriores versiones, y aunque de inicio sigue consumiendo algo más que los otros principales navegadores, el no heredar la característica de Chrome/Chromium de dividir cada pestaña del navegador en un proceso diferente tiene la ventaja de que cuando se abren muchas pestañas, Firefox resulta incluso más ligero que Chrome/Chromium, así por ejemplo, Firefox consume aproximadamente unos 175 MB de RAM con 7 pestañas abiertas, mientras que Chrome con el mismo número de pestañas llega a los 300 MB, aunque en los ordenadores modernos (normalmente con 2 GB de RAM o más) esta ya no es una característica vital.

También se han mejorado los no menos importantes aspectos de seguridad, ya que aunque Firefox no se ha caracterizado nunca por tener fallos graves de seguridad, en Mozilla se toman en serio lo de no comprometer la privacidad del usuario. Por ejemplo en esta nueva versión se ha implementado la nueva opción Do Not Track, que sirve para evitar que los sitios web nos rastreen, y que es activable desde Preferencias > Avanzado > Pestaña General > Navegación: Decir a los sitios web que no quiero ser rastreado.

Se han incluido también los sistemas de seguridad CSP y HSTS, cuya misión es evitar el clickjacking y ataques XSS, y los ataques man in the middle obligando a establecer conexiones seguras por el otro.

Otra de las características que trae Firefox es Sync, que llevaba ya un tiempo bajo el nombre de Weave disponible como extensión pero que ahora es incluido de serie. Con esta utilidad podemos sincronizar todos nuestros datos y preferencias del navegador (contraseñas, historial, marcadores, pestañas, etc.) entre diferentes equipos, aunque no sincroniza las extensiones que tengamos instaladas.
Hay que añadir que para poder usarlo hay que crearse una cuenta de Sync, pero es un paso trivial y rápido que no presenta ningún inconveniente.

En el apartado visual, se pueden notar más diferencias o menos en un principio dependiendo del sistema operativo en el que instalemos Firefox, y es que esta sigue siendo una de las grandes asignaturas pendientes de los chicos de Mozilla, ya que al contrario de lo que sucede con los demás navegadores multiplataforma, Firefox no tiene el mismo diseño para un sistema que para otro. Así por ejemplo, en Windows se nota un gran rediseño de la interfaz, mientras en Linux apenas se notan cambios de diseño desde la versión 2.0, por no hablar de la nula integración nativa con el entorno de escritorio KDE.

Pero voy a centrarme primero en las mejoras a nivel visual que son visibles desde el primer momento en la versión para Windows.

En esta nueva versión se puede observar una interfaz mucho más compacta que la de la anterior 3.6, tomando un aspecto más minimalista, las pestañas ahora están por defecto en la parte de arriba de la barra de navegación (aunque se pueden volver a poner debajo como hasta ahora solamente pulsando con el botón izquierdo del ratón en cualquier botón de la interfaz y deseleccionando la opción "Pestañas en la parte superior"). La barra de menú superior es sustituida por el botón Firefox en la esquina superior izquierda de la interfaz, al estilo Opera, de donde se despliegan todas las opciones del menú.
La barra de marcadores también viene sustituida por defecto por el botón Marcadores.



Además, se elimina la barra de estado inferior, que solo aparecerá cuando se esté cargando una página o cuando pongamos el puntero sobre un enlace, similar en este sentido a Chrome/Chromium.
Por último, la barra de título y lo que sería la barra de menú, donde ahora está el botón de menú Firefox, están integradas en la misma barra, ocupando menos espacio visual y dejando más para el contenido de la web, y lo que eran los botones de "Recargar página" y "Detener", están ahora unidos en un único botón integrado en la parte derecha de la barra de navegación.


Decir que todos los botones y disposición de la interfaz son perfectamente móviles, pudiendo personalizar la interfaz poniendo cada botón en el lugar que nos resulte más cómodo, haciendo click izquierdo en cualquier botón de la interfaz y seleccionando "Personalizar...", y arrastrando acto seguido cada botón o menú al lugar que queramos, a la vez que podremos añadir más botones de los disponibles en el menú que nos aparece, o quitar los que no usemos.

Otra novedad importante es la llamada In-Content UI, la cual se ha adoptado para el menú Complementos, la cual hace que en lugar de abrirse el menú Complementos en una ventana flotante aparte, se abra en una pestaña junto a las que ya tuviéramos.
Estaba pensado adoptar este tipo de interfaz para todos los menús al igual que en Chrome/Chromium, pero por el momento, solo se ha adoptado para el de los complementos.


Y ahora me centraré en la versión de Firefox para sistemas No-Windows, concretamente en la de Linux, en la cual muchas de las mejoras visuales que hemos desglosado en la versión para Windows brillan por su ausencia.

La interfaz compacta y minimalista vista en la versión de Windows no es tan compacta ni tan minimalista en la versión nativa para Linux, ya que la barra de título y la barra del menú siguen estando separadas, no integradas en una sola, por lo que se pierde espacio para el contenido web en detrimento de la propia interfaz, y por tanto, por defecto tampoco hay botón de menú.


En esta imagen puede verse una interfaz con una pobre integración gráfica, puesto que Firefox usa las librerías gráficas GTK+ y se apoya en el tema gráfico GTK+ que esté usando el sistema, pero si el sistema no tiene instalado ningún tema GTK+, la integración desaparece. En entornos de escritorio basados en la librerías GTK+, como GNOME o XFCE, se integra bien, pero en el entorno KDE, basado en las librerías Qt, la integración es completamente nula.

Aunque por fortuna la integración en KDE se puede arreglar instalando un tema GTK+ que se adecue al tema usado en el entorno, y con algunos cambios puede quedar una bonita y elegante interfaz que en casi nada se diferencia de la de Windows.


En este caso se está utilizando el tema de Firefox Strata Reloaded 2.6.6, se ha quitado la barra de menús y ha sido sustituida por el botón de menú Firefox integrado en la parte izquierda de la barra de pestañas, mientras que el tema GTK+ usado por el sistema es QtCurve.

En conclusión, el cambio en su conjunto respecto a la versión 3.6 es enorme, se trata prácticamente de un navegador nuevo, es más rápido, más fluido, más cómodo, más seguro, más moderno y más potente, aunque el diseño visual del navegador no se desarrolle en paralelo en todos los sistemas. Pero es un gran navegador que ha conseguido recuperar todo el terreno que le llevaban el resto de navegadores. En las primeras 48 horas, Firefox 4 fue descargado más de 15 millones de veces, ganando más del doble de mercado que Internet Explorer.

A los que aún no lo hayan probado, los animo a descargarlo y darle "batalla" en la web.

1 comentario: